Historia

Durante enero de 2014, se comenzó a estructurar el Capítulo Chileno de Capitalismo Consciente (CC), corriente que desplegó sus primeros proyectos para masificar su presencia en el país y ayudar a los líderes empresariales a cambiar la mirada de hacer empresa. Chile fue el segundo país en Latinoamérica (primero fue Brasil) en sumarse a esta nueva corriente liderada por Raj Sisodia, -quien visitó nuestro país en 2013 invitado por Diario Financiero- y que busca que las firmas vayan más allá de hacer negocios para ganar dinero, sino que sean compañías benignas que, en su quehacer, influyan positivamente en su entorno económico, social, y todo aquel que las rodea. Todo, apoyado en cuatro principios básicos: propósito elevado de la actividad empresarial, integración de grupos de interés, liderazgo consciente y cultura consciente.

En la filial chilena de CC se formaron los primeros grupos de líderes empresariales, con ejecutivos que se reunían una vez al mes para discutir los pilares de esta corriente y cómo llevarlos a la práctica, siendo un espacio donde se comentaban los dilemas que se viven al interior de las empresas, con el fin de que todos aportaran a la solución. Dentro de sus fundadores iniciales -algunos presentes hoy como miembros del directorio- se encuentran Jorge Bianchi, Ignacio Cruz, Viviana Zambrano, Mauricio Ríos, Enrique Cibié, Matías Errázuriz, Roberto Sapag, Janet Spronhle, Hans Buckel, y Paula Urenda.

Meses más tarde, en octubre del mismo año, y debido a la necesidad de tener compañías que busquen dar valor a su entorno, nace en Diario Financiero, en conjunto con la consultora Evolve Up (ex Axialent) y el Capítulo Chileno de CC, la iniciativa Empresas Conscientes, para impulsar y rescatar aquellos esfuerzos para ser más virtuosos, y con el ánimo de mirar a la empresa de otra forma. Por ello, el énfasis ha estado puesto en las personas y no en las compañías, pues se cree que son ellas, -por ejemplo, CEO´s, directores y gerentes-, quienes son capaces de impulsar el cambio y generar un impacto positivo en las organizaciones.

Desde aquel entonces, firmas de diferentes rubros comienzan a participar activamente de Empresas Conscientes a través de sus diversas instancias: plataforma comunicacional, talles temáticos, estudios de investigación, seminarios, redes sociales, entre otros.

Súmate